[vc_row][vc_column width=”1/1″][vc_column_text]

Si se detecta temprano, el cáncer infantil tiene cura

El cáncer infantil puede curarse siempre y cuando sea detectado a tiempo y el paciente pueda tener acceso a un tratamiento adecuado.

Según las últimas cifras que maneja La Fundación Hondureña para el Niño con Cáncer, algunos tipos de cáncer infantil son curables en un 70 por ciento, siempre y cuando su diagnóstico sea precoz, se empiece el tratamiento adecuado y se tenga un cuidado integral del paciente.

Uno de los grandes obstáculos para llegar a un feliz término de la enfermedad es el desconocimiento de las causas y los síntomas del cáncer infantil, que en muchos casos son interpretados como dolencias infantiles comunes. El cáncer en los niños se extiende rápidamente, motivo por el que es tan importante el diagnóstico correcto, para aumentar las probabilidades de que el niño sobreviva y lleve una vida activa y productiva.

Para algunos tipos de cáncer, las estadísticas son incluso más favorables. Pero muchas de estas cifras sólo aplican para grupos de pacientes, y no es posible hacer predicciones concretas para cada niño en particular. Cuando se detecta el cáncer, cada paciente tiene toda la razón del mundo para creer que responderá favorablemente al tratamiento y se curará

Los tratamientos más utilizados en el cáncer infantil son la cirugía, la quimioterapia, la radioterapia y, en casos especiales, el trasplante de médula ósea.

El cáncer infantil tiene un buen pronóstico cuando se diagnostica en su fase inicial. Si se detecta en una fase temprana, el tratamiento de la enfermedad resulta más efectivo, aumentando así las posibilidades de curación de los niños.

[/vc_column_text][/vc_column][/vc_row]